Comparte esta entrada en redes sociales

sábado, 26 de febrero de 2011

Yo prohíbo, tú te callas...

Al igual que los sastres, cada vez que nuestras altas esferas toman medidas, invariablemente nos tocan la entrepierna. No falla. Para mí que los españoles venimos con coquilla de serie o tenemos las partes pudendas  anestesiadas de tanto tocamiento, porque en caso contrario no se explica que aún no hayamos ido a las barricadas. Mientras tanto ellos a lo suyo, tirándose granos de arroz unos a otros con el canuto de un boli Bic:

Pepiño dice que los del PP o son frikis o anarcoides y  Cospe, "la bien pagá" le replica que friki es el que propone quitarse la corbata en verano para ahorrar en aire acondicionado o reduce los límites de velocidad a 110. Divinos los dos. Yo me quedo con la teoría de la mamá de Forrest Gump, que decía que "tonto es el que dice tonterías" o que la vida es como una caja de bombones: nunca sabes cual te va a tocar".

Bien pensado, respecto a lo de los bombones hay que decir que a los sufridos ciudadanos generalmente nos tocan los de licor (¿Qué brebaje llevarán dentro?) o los rellenos de coco,  piña, plátano, chistorra y butifarra de la Garriga que, para que nos vamos a engañar, no hay Zeus que se los trague. Los de praliné, trufa y nougat que son los que molan, ya se han encargado de rapiñarlos debidamente en nuestros ayuntamientos, sedes sindicales, parlamentos y demás parafernalia chiringuitera del Movimiento. Si acaso, a veces en la caja se dejan alguno ligeramente chupado o con discretas mordidas. Mayormente, para disimular.

Y mientras Pepiño distrae a la concurrencia, Rubalcaba se cuela por la banda y ya va avisando  de que habrá nuevas medidas de ahorro. De hecho, fuentes de toda solvencia ya apuntan que el Papa dejará de dar la bendición "Urbi et Orbi", y a partir de ahora sólo la dará "Urbi" para que el Espíritu Santo gaste menos combustible, que ya se sabe que el orbe es muy amplio y luego el consumo se dispara a lo tonto.

Otra medida de ahorro muy eficaz sería circular de noche con las luces apagadas, encender el limpiaparabrisas sólo si la lluvia es torrencial, aprovechar las cuestas hacia abajo para ir en punto muerto y pasar la ITV por Internet. Y nada de ir escuchando al Fary, que el "arradio" del coche gasta lo suyo ¡Tontorrones!

Y como la electricidad está a precio de estupefaciente del bueno y lo que te rondaré morena, todos a alumbrarnos con velas caseras hechas de cerumen orejero, porque a buen seguro que se inventarán un Impuesto sobre la Cera y las Labores apícolas. Los de la Granja San Francisco deben estar que no mean.

En definitiva, querida chavalada: al igual que al Pichi, aquel chulo que castigaba a las chulaponas, nos van a ondular con la "permanén".

Pero a base de bien...






  

viernes, 25 de febrero de 2011

¡Ahorrad, malditos, ahorrad!

Como la cosa económica está muy malita y hay que ahorrar combustibles fósiles y de los otros, tendremos que circular a 110 por autovías y autopistas. Dice Alfredo que así ahorraremos un 15% de gasolina y un 11% de gasóleo. No obstante que nadie se preocupe, porque los impuestos que se van a dejar de recaudar vía gasolineras se verán compensados con creces con el sustancioso aumento en la recaudación de los radares. Es notable que los alquimistas hayan perdido siglos a lo tonto buscando la piedra filosofal mezclando piritas, guarrerías y mejunjes de todo pelaje y mira tú por dónde resulta que tenemos nuestras carreteras plagadas de piedras filosofales que funcionan a 220 voltios y  tornan en oro cuanto fotografían.

Propongo que con lo recaudado se reduzcan drásticamente las listas del paro sustituyendo los radares por artistas que plasmen nuestras tropelías en hermosos retratos sobre lienzo. Y es que recibir una multa al óleo tiene que molar mucho más que una vulgar impresión láser, y además la puedes colgar en el salón en un marco de Ikea y vacilar con la vecina:

- ...y en este cuadro sale mi Pepe el día que lo pillaron a 112,5 por hora en la A6 a la altura de Casquete del Palancar. Y sólo nos ha costao 500 leuros y 3 puntos
-¡Pos hija, por ese dineral lo podían haber  sacao con menos arrugas! ¿No?
-Si la envidia fuera tiña...

Cada día tengo más claro que los creacionistas están cegaratos del todo. Sigo diciendo que el mundo ha sido, es y será una inmensa chapuza. A ver como se explica que Dios, en su infinita sabiduría, haya ido a poner los pozos de petróleo en zonas tan conflictivas que cada vez que un sátrapa de medio pelo con turbante en el ojete  se tira un cuesco, el civilizado mundo occidental que antes ha bendecido al del turbante se pone a temblar como un flan con Parkinson agudo. Lo bueno es que todo se explica con aquello de que los caminos del Señor son inexcrutables y, por si fuera poco, insondables. Y todos tan contentos.

Claro que a lo mejor el problema es el petróleo y los hijos de la grandísma puta que lo mangonean. Lo que está claro es que si los coches funcionasen con tintorro al pueblo le estaría prohibido plantar vides bajo pena de prisión y martirio, y la Ribera del Duero estaría tomada al asalto por los Marines. Eso sí, nos haríamos el calimocho con coca cola y Efitec de 98 octanos que sería lo único que nos podríamos permitir.

Me pregunto si esa austeridad que nos imponen a los curritos de a pie se la aplicarán también ZP, Rajoy y todos los maracachimbos a los que en realidad representan y defienden,  que mientras con una mano tocan felices las maracas al son que les marcan con la otra ponen el cazo.   Y luego se permiten el lujo de darnos lecciones de ética, ciudadanía, solidaridad y buenismo.

Dicen que el tiempo lo pone todo en su sitio, pero para mí que no es así. Las cosas llevan más o menos en el mismo sitio toda la vida: unos pocos arriba y todos los demás abajo. Lo único que cambia es la decoración y las formas.

Va a resultar que era cierto aquello de que "Si la mierda fuera oro los pobres naceríamos sin culo".



viernes, 18 de febrero de 2011

El Homo Sapiens o la fuerza del sino: una de dos.

Ataúlfo Corrochano, nuestro particular héroe hispánico de todo a cien, no tenía el día especialmente alegre. No obstante sabía por experiencia que, por más que la publicidad, los políticos y las pelis porno  se empeñen,  la vida no es un perpetuo orgasmo sino más bien una bochornosa secuencia de gatillazos. Así son las cosas, que se le va a hacer...

Acostado en una hamaca de Carrefour bajo un vetusto plátano de sombra de tronco generoso, miraba el cielo que se dejaba entrever tímidamente entre las bamboleantes hojas, mientras analizaba la existencia desde distintos ángulos. Inicialmente trató de hacer un enfoque bíblico que no resultó del todo satisfactorio. Bien pensado, si nos atenemos a que Dios hizo el mundo en 6 días y al séptimo descansó, no hay que ser muy observador para comprender que la obra no pudo quedar muy fina y hay hechos que lo refrendan, oigan:

En el tema de la cimentación, el mundo está como para poner una reclamación en toda regla:  terremotos, tsunamis y otras chapuzas cada dos por tres. Mala cosa. A poco que te descuides viene un ciclón, un tornado o una bombogénesis explosiva que se te quedan los pelos como los de Punset en día de humedad y se te caen los palos del sombrajo comprado en los chinos. La conclusión es clara: menuda mierda de cierres.

Los suelos podrán ser bonitos, pero están todos llenos de bichos, humus, y todo tipo de guarrerías. Las playas, pudiendo ser de gres porcelánico antideslizante son en el mejor de los casos de arena, que ya sabemos que se mete por doquier, es abrasiva y si se te cae algo al suelo ya lo has visto (verbigracia: las llaves del coche. Esto es incontestable). El agua del mar es salada, con lo cual mejor no naufragues porque te vas a morir de sed o de un subidón de tensión, que tiene coña la cosa.

La cuestión de la   fontanería no está mucho mejor: a poco que te descuides sale lava a borbotones, que quema que te cagas y emite gases sulfurosos y otras guarradas geológico-químicas, amén de lapillis, cenizas y bombas volcánicas que lo dejan todo hecho un Cristo, y luego hay que lavar el tapete de ganchillo que la abuela hizo para poner encima de la tele, bajo la bailaora flamenca. Esto suponiendo que no tengas una tele de esas planas, que ni tapete le puedes poner (esto no lo han tenido en cuenta los ingenieros, que como siempre van a lo suyo sin pensar en las consecuencias de sus actos, que han dejado en la calle a generaciones de fabricantes de bailaoras flamencas y tejedoras de tapetes ganchilleros). Del tema de  las inundaciones y las sequías pertinaces, mejor ni hablamos. El Señor en su infinita bondad, nos ha dejado un mundo cuanto menos cabroncete.

La instalación eléctrica es un punto y aparte: aquí, Dios delegó el tema en la subcontrata  Zeus Electrical & Company que resolvieron el tema con rayos y centellas derivando directamente a tierra friendo cuanto se encuentra a su paso. Y sin diferencial ni nada, que es una cosa muy peligrosa (lo he leído en Wikipedia, así que a callar).

Para más INRI, las cosas que molan son adictivas, engordan, matan, son pecaminosas, suben el colesterol o todo junto. Eso sí: las acelgas cocidas son muy sanas al igual que las raicillas del bosque, que  saben a cartón regurgitado pero no engordan nada y tienen aminoácidos y no se qué mas.  Ni pecar con decencia se puede...

Y, sí amigos, ¡Qué decir de la creación suprema! Estas cosas Holocénico-cuaternarias que nos movemos por el mundo con el pseudónimo de "Homo Sapiens", arrastrando nuestras miserias, maldades, perversiones, capacidad craneal notable y manos prensiles, que con tan precarios mimbres hemos trenzado estos cestos en los que nos multiplicamos sin ton ni son. Así, a lo tonto...

Ataúlfo hilvanaba como podía el "Brain Storming" mental que padecía, mientras los rayos del sol se le incrustaban en la córnea atravesando el frondoso árbol como si tal cosa, y poniéndose sus gafas de sol polarizadas se untó de crema solar factor 50 desafiando la mala leche del astro rey.

.-¡Seré un Cromagnon, chavalote, pero evolucionado!

Y por un momento, el quemante astro se sintió acojonado ante tanta sinceridad, ante lo cual decidió reducir un pelín sus rayos UVA, porque es tontería molestarse ante tanta determinación.  

Moraleja: mimen un poco a los cuaternarios holocénicos de manos prensiles que tienen alrededor, porque son insustituibles y,  de lejos, su mejor capital. Lo demás es accesorio.

Ataúlfo Corrochano dixit...



lunes, 14 de febrero de 2011

Los Premios Goya me sudan la... moral

Ya está hecho.  El mundo de la farándula  cinematográfica se ha dado su autohomenaje anual y están todos encantados de haberse conocido a sí mismos. Y es que a esta gente el tema del onanismo le pone mucho, lo que pasa es que necesitan una puesta en escena un poco más elaborada que el común de los mortales, que con una mísera  revistilla o un poco de imaginación  se apañan. Hay que decir que los Premios Goya tienen muy mala rima. Claro que al principio habían barajado otros pintores como Rafael Zabaleta, pero como rimaba con "teta", a los académicos  les pareció que podía prestarse a bromas chanzas y/o chascarrillos de diversa índole. Por ello, pensaron inmediatamente en el ilustre pintor Francisco de Goya y de ahí surgieron los Premios Paco , reconvertidos al punto en Premios Goya para que no rimasen con "currutaco".

Pero dejemos de lado los  detalles históricos y vamos al meollo de la cuestión (el lector avispado observará que estas últimas palabras riman respectivamente con pollo y testículo):

La cosa es que desfilaron por la kilométrica alfombra roja una nutrida tropa vestida elegantemente con   prendas cuyo valor total fácilmente permitiría construir un bloque de modestas viviendas sociales, tres videoclubs porno y dos Doner Kebap. Eso sí, muy guapos y guapas todos y todas incluyendo a los Bardem, que al igual que a Julio Iglesias les encanta España y por eso viven en Miami, o "Jólivuz" o donde coño vivan, o a los paritarios  Leyre, Leyra, Leyro, Sinde y Sinda (lamentablemente Sindo no pudo asistir por encontrase indispuesto). El que al parecer sí honró a todos con su presencia fue el imbécil de Jimmy Jump, esa butifarra anómala que sale con barretina a reventar actos multitudinarios de toda índole. Por favor, que alguien le de la medicación de una vez. Yo propongo que le receten extracto de garrote vil, que apenas tiene efectos secundarios y es tan ecológico que no necesita ni enchufe.

No abundaré en detalles sobre la gala, básicamente porque no la he visto, pero hay una cuestión que llama mi atención poderosamente, y es que, según la prensa,  al parecer este año no ha habido reivindicaciones sociales ni humanitarias ni nada de nada, cosa curiosa dada la pertinaz llovizna que nos viene empapando estos años. Se conoce que o bien  esta gente no lee la prensa, o las cosas van bien en sus respectivas casas y casos. De lo que parece que van sobrados es de raseros de todas la medidas, que ya se sabe que con buena Goya bien se pinta.

Por eso, amiguitos, gritemos todos juntos: ¡Que viva el cine español! y añadamos: ¡Pero que viva de lo que produzca! Más que nada, porque tratándose de una "industria" (recordemos que ellos mismos hablan de "industria cinematográfica"), debería de jugarse mayormente sus propios cuartos y no los de todos.  Valga como ejemplo que "Pa negre" es la segunda película ganadora de un Goya con menos espectadores, tras "La Soledad". Siceramente, ojalá recuperen la inversión (unos 4 millones de leuros de curso legal), cosa que tengo entendido que no suele ocurrir en nuestro cine y tal vez haya que preguntarse porqué.

De la temática del cine español en general, mejor no hablamos ¿No aburre un pelín ya el tema de la Guerra Civil? De verdad, que hay más cosas de las que hablar. Tengo entendido que  incluso hay épocas históricas anteriores a 1936.

Yo al menos tengo sentimientos un tanto encontrados  y no puedo dejar de pensar si todo esto es realmente necesario dada la situación actual. Y eso que yo me encuentro entre los "afortunados" que de momento tengo trabajo y aún puedo hacer malabarismos para llegar a fin de mes y tener a mi banco contento.

La madre que me parió... aquí hay algo que no me cuadra. Bueno, les dejo, que tengo que descargar "Pa Negre"...



viernes, 11 de febrero de 2011

Crónicas preelectorales y otras perversiones

Ataúlfo Corrochano respiró profundamente antes de abrir la puerta del portal y poner un pie en la calle. Eran tiempos de precampaña electoral y las cosas pronto iban a adquirir un cierto tono gore de lo más guarrindongo-visceral.  Avanzó con paso firme, pero con un cierto acojone, esperando ver los primeros carteles electorales instalados en esos palitroques que ponen en las farolas formando una premonitoria cruz, con el careto del candidato como queriendo decir: "que Diosh lesh pille confeshaos mirenushtedesh" si es de derechas o "Nosotros y nosotras no hemos sido y sida. Han sido ellos y ellas" si son del otro palo.

Dobló la esquina en la Calle del Doctor Mengele, que se había librado de la nueva nomenclatura porque la comisión de la Memoria Histórica pensó que tratándose de un médico, debía ser buen muchacho. Fue en aquel preciso instante cuando  avistó el primer engendro, balanceandose parsimoniosamente en su correspondiente cruz farolera. "Vota Plataforma Calzoncillista. ¡Que no te dejen con el culo al aire!" Todo ello acompañado por una foto del candidato haciendo un simbólico calvo a los posibles votantes. La tensión arterial de Ataúlfo empezaba a estar alta y descompensada.

Dos manzanas más allá, el "Foro Ciudadano Populista y de las JONS" lanzaba su eslógan en un modesto cartel pegado con cinta aislante: "Vota FCP y pásatelo todo por el  Foro de los testículos". Era un partido de escaso presupuesto. De hecho, el cartel estaba impreso en el reverso de un Tetrabrik de Don Simón.

A la altura de Marqués del Piporro esquina con Princesa del Pueblo, una furgonetilla llena de pegatinas y carteles con dos altavoces estridentes en el techo  lanzaba a los cuatro vientos en Dolby Surround una cancioncilla tipo Leonardo Dantés que decía:


"Habla pueblo habla, habla fuerte y claro. 
Habla pueblo habla, pero en la cola del paro".

Sinceros estos muchachos de la "Junta Poltronera Apalanquista". De hecho, en sus carteles ni siquiera salía el candidato porque se había dormido el día de hacer la foto y por eso al final habían puesto un dibujo de Pikachu mirando al horizonte en un alarde de improvisación y resolutividad del que se sentían orgullosos.

A dos manzanas, justo en la boca de metro de San Emeterio Mártir  , un corrillo escuchaba las soflamas electorales  del "Partido Fascista-Leninista-Pensamiento de Mao Tse Tung" (más conocido como "PFLPMTT"), formado por tránsfugas de diversos sectores del pensamiento político,  todos ellos a tratamiento psiquiátrico. De hecho su anagrama estaba formado por una hoz, una motosierra rampante y un águila imperial tuerta con gorro de lana.  Lo mejor de todo es que repartían chapas de David Bisbal con la camiseta de Nocilla. El mayor prodigio de la mercadotecnia desde la invención del supositorio de sabores.

La pesadilla aún no había terminado. Ataúlfo bajó las escaleras del metro,  pasó su abono por el lector, y nada más pasar el torno se topó de bruces con un enorme anuncio que rezaba: "Por un mundo Hacendado, ¡¡VOTA MERCADONA!!"

Ataúlfo se tomó las constantes vitales, comprobando que padecía una ligera taquicardia que se vio agravada cuando le asaltaron dos militantes del "Partido Pijiprogre te lo Juro" que repartían panfletos impresos en bolsas recicladas de Armani y Prada.

Cuando recuperó el sentido se vio tirado en el suelo, mientras un sonriente  médico del SAMUR le tranquilizaba diciéndole que había sufrido una ligera lipotimia.

Ataúlfo comprendió entonces que tal vez lo del Hacendado no era mala idea...



viernes, 4 de febrero de 2011

Saramago y el nuevo (des)orden mundial

Aviso para visitantes: aunque normalmente por estos lares casi siempre se escribe en tono de humor, hoy no toca. Tengo que confesarles algo: cada vez que me siento a escribir este engendro, generalmente no tengo en mente nada preconcebido sobre el tema que voy a tratar, o perpetrar, según el día. Nada de nada. Ni siquiera un mínimo esquema medianamente hilvanado. Así pues, se podría decir que este es un blog de "escritura automática" sin demasiado orden ni concierto, o en otros términos, una diarrea mental aguda.  A pesar de ello, en los últimos tiempos, y a tenor de como está el mundo en general y nuestro país en particular, hay un hecho recurrente, y es que a priori, nada más sentarme frente al teclado, pasa por mi cabeza un alarmante reguero de improperios y palabras más o menos malsonantes que trato de reprimir con relativo éxito.  Una de ellas es "mierda". Lo lamento, pero es lo que hay.

Decía Saramago que "Estamos hundidos en la mierda del mundo y no se puede ser optimista; el que es optimista es estúpido o millonario, y le importa un pepino lo que ocurre a su alrededor".  Demoledor.  No obstante, prefiero mantener un moderado optimismo aún a riesgo de aumentar mi estupidez o incluso de hacerme millonario, cosa esta última altamente improbable

Hace años que a base de patadas en la boca y frustaciones varias he decidido pensar y actuar en positivo en todos los órdenes y he descubierto con estupor que es muchísimo más sano que perder el tiempo lamentando la magra fortuna que uno ha tenido en la vida, lo injustas que son las cosas "porque yo lo valgo" y otras hierbas de similar fragancia.

Es cierto: vivimos en un país de mierda, con un sistema de mierda, integrados en una Europa de mierda que no acaba de encontrar su posición en este mundo rebosante de mierda.  Y si miramos allende nuestras fronteras la cosa no parece mucho más boyante. En la capital del imperio preside el banquete un individuo bastante descafeinado que de momento no da muestras de pirotecnias planetarias, medio mundo árabe está que arde y el otro medio a punto de combustión espontánea, en África andan a machetazo limpio, y de China mejor ni hablamos, porque encima ahí tienen medios y personal de sobra. Y lo malo es que aún está por ver si los nuevos reemplazos serán mejores. Ya se sabe que a río revuelto, ganancia de fanáticos, salvapatrias y especímenes de dudosa clasificación.  

Lo que está claro es que algo se mueve en el planeta. Hay demasiados millones de parias materiales sin nada que perder,  y aún más millones de parias mentales programados para llevarse por delante lo que haga falta en nombre de divinos designios, alentados por la promesa de ganarse un hueco en  paraísos llenitos de vírgenes de carnes prietas y mentes dispuestas. Y ese tipo de kamikazes ideológicos son precisamente el mejor soporte para    regímenes de  la peor especie.

No se si será exagerado afirmar que estamos asistiendo a los inicios de un cambio de modelo. Si es así tampoco sería nada nuevo y ahí está la historia  para demostrarlo. Lo único que espero es que de ser cierto, ese cambio se haga con un poco de lucidez y con menos víctimas que de costumbre. Eso sí que sería nuevo.

A ver si con un poco de suerte Saramago tiene que rectificar desde el más allá y reinventar sus propias palabras cumpliendo los deseos de este estúpido paria.