Comparte esta entrada en redes sociales

jueves, 16 de febrero de 2017

LEVE


En ocasiones apetece escribir diferente, y por ello esta entrada no tiene el tono habitual que sueles encontrar en estos lares. Hoy no hay risas. Gracias por pasarte por aquí.


LEVE

Y cuando al fin reunió el valor necesario, se enfrentó a lo que realmente era y soltó cuantas dudas pudieran quedarle, rindiéndose desarmada ante la más desnuda de las evidencias. Y en el rincón donde siempre había pensado que atesoraba un mar de cautivación y dependencia elegida, comprendió que no había hecho sino almacenar las cadenas de su propio cautiverio.
Cansada. Cansada de vivir muerta en vida y de malmorir una vida de prestado, se atrevió a mirar a la mujer del espejo decidiendo que aquellas serían las últimas marcas que nadie, al margen de tiempo, volvería a dibujar en su rostro. Nunca más.
Y ligera de equipaje abrió la puerta y se fue, con la frente alta y la cara lavada, sin trampas que tapasen al mundo las mil batallas lloradas y perdidas, dejando claro a quien quisiera ver, que el tiempo de no ser se había desvanecido. Proclamando alto y claro a quien quisiera escuchar, que ya le daba igual que sólo la hubieran oído. Dejando abierta su antigua tumba, a la vista de todos, tal como se deja abierto un libro escrito por mano ajena, como clara constancia de que quien debe arrastrar la vergüenza es el verdugo que escribe la historia con la tinta de sus propios horrores.
Y al fin libre de todo lo que tenía que ver con él, le dejó escrito en el aire el deseo sincero de que el universo tuviera a bien regalarle el don de la plena consciencia, de cuanto había hecho y lo que había sido, permitiéndole conocer hasta sus últimas consecuencias toda la verdad del antiguo adagio que reza que el propio pecado lleva imbricada la incontestable verdad de la propia penitencia.
Leve te sea la tierra, nada sea tu recuerdo, leve me sea la vida...

sábado, 31 de diciembre de 2016

MANUAL DEFINITIVO DE USO Y DISFRUTE DE LAS UVAS Y LAS DOCE CAMPANADAS


Hacer la declaración de la renta a la pata coja, provocar una fisión nuclear con una tapa de yogur, un cordel y un moco, abrir la boca en las redes sociales sin que nadie se ofenda, encabrone, y/o altere y comerse las uvas. Todas ellas son acciones que se caracterizan por su complejidad extrema que te cagas.

De las tres primeras no voy a hablar por modestia y porque no tengo ni puta idea. Por el contrario, de comerse las uvas controlo mucho. Casi podría de decirse que soy un experto. También podría decirse que no tengo ni puta idea, pero mi doble condición de español y cuñao me llevan a regalaros esta clase magistral acerca del correcto uso y disfrute de las doce uvas y su interacción con las doce campanadas:

1.- Se cogen 12 uvas. Tienen que ser de la variedad Aledo, por su carácter afrutado y su marcado pregusto, gusto, postgusto y retrogusto a uva. La sensación en boca es de tener uvas en la boca. Si antes te comes un regaliz, tres almendras y chupas la pata del sofá, además obtendrás delicados matices de regaliz, almendra y madera. El resto de variedades de uva no valen porque son una mierda. Si te compras uvas sin pepitas viene el espíritu del Fary y te da dos hostias por amariconao.

2- Se cuentan las uvas para asegurarse de que son doce. Se debe hacer así: "una, os es, at, inc (ahora respirando pa dentro) eis, et, och, nué, dié, on, ¡doce!"

3-Te llenas de orgullo y satisfacción porque las contaste bien. Eres un máquina del álgebra y el cálculo.

4-Enciendes la tele y pones las doce campanadas. Preferentemente las de la Puerta del Sol. La tele no enciende. Normal. Suelta ya el mando del deuvedé y coge el de la tele. Ahora sí. Este año ya no está Ramón García porque no pasó la ITV. En su lugar están los cocineros esos del Masterchef que tienen mú malaje. También está Anne Igartiburu porque puede mirar pa los dos a la vez. Como Leticia Sabater, que también fue candidata a presentar las campanadas pero en TVE la descartaron porque tampoco pasó la ITV y porque era Leticia Sabater.

5-Cuentas las uvas otra vez: "una, os es, at, inc..." no vaya a ser que no haya doce.

6.-El de Masterchef coge un kilo de uvas y se los mete en la boca empujando con un zapato. Mastica las uvas enérgicamente y dice que son una puta mierda y pone a Anne Igartiburu a parir por ello.

7-Anne Igartiburu le da dos hostias pues. Por cretino. El otro cocinero no abre la boca no vaya a ser.

8.-Ponen un anuncio de Chanel, otro de Versace y otro de Coca Cola. Te pones muy contento porque a una Coca Cola todavía llegas. Eres un tío con pasta. Recuerdas que en la nevera tienes Cola del Mercadona porque es más barata. Y que no tienes pasta. Te deprimes.

9.-Cuentas las uvas otra vez porque eres un puto agonías. Sigue habiendo doce, lo cual es normal porque las uvas son gilipollas como los zombies de The Walking Dead y es lo que tienen. Las metes en un bol y se dedican a estamparse la pepitilla con las paredes del bol y no son capaces de escapar ni nada. Tranqui. Siguen y seguirán siendo doce.

10-Suenan los cuartos y te preguntas por qué mierda tienen que sonar los cuartos con lo fácil que sería poner a un señor de Murcia que dijera " ¡Acho, pijo! ¡Atiende! ¡A la una, a las os, a las es! ¡YA!". Ves por la tele que en la torre del reloj cae una bola atada a una cuerda y te preguntas por qué cojones se ponen a atar bolas de una cuerda en lugar de gastar el dinero en algo importante. Políticos de mierda... Recibes el Whatsapp 56784 con el mismo chiste por 56784ava vez. Lo miras no vaya a ser que sea algo urgente.

11- A todo esto te das cuenta de que en la tele ya van por la cuarta campanada. Cuentas las uvas de nuevo. Sigue habiendo doce. Además de imbécil, desconfiao. Te embutes las uvas a puñaos, ahí a lo Pepe el de Masterchef. Anne Igartiburu ya está diciendo "Feliz 2017" Pepe el de Masterchef está escupiendo el cava y poniendo a parir a medio San Sadurní de Noya porque el nivel de carbónico en la Escala Richter no es correcto. Anne Igartiburu le hace una maña de judo que lo pone fino.

12- Este año sólo te han sobrao cuatro uvas. Lo sabes porque las cuentas. Te preguntas cuántas uvas te habrás comido. Lo menos seis. Además de idiota eres imbécil. Sientes en la boca un agradable sabor afrutado y un marcado pregusto, gusto, postgusto y retrogusto a uva. La sensación en boca es de tener lo menos seis uvas en la boca. Lo sabes porque te sobraron cuatro. Te llega el Whatsapp 56785. Limpias la pantalla de uva y babas con la manga. Es el mismo chiste pero te descojonas otra vez porque eres así. Del mismo descojone escupes todo el bolo alimenticio de uva y babas sobre la mesa para solaz y esparcimiento de la familia, que celebra tu simpática ocurrencia con vítores, loores y gontumadres. La ceremonia de las uvas ha sido un éxito un año más.

Y así es como se hace la cosa de las uvas. Espero que quede claro de una vez por todas, que luego lo hacéis como el culo y os preguntáis por qué.

Y sin más, os deseo un feliz San Fermín, que cumpláis muchos más y que la fuerza sus acompañe al médico de cabecera cuando tengáis que ir.




jueves, 22 de diciembre de 2016

La lotería de Navidad y otros grandes éxitos

El 22 de diciembre es el día de la Lotería, que es una cosa de mucha magia, alegría e ilusión, sobre todo por lo que viene siendo la parte sur de los escrotos ¡Cagun diola! Vamos a ver, ¡Que es día 22! ¡Ay, qué monoooo! ¡Los dos patitooooos!
¡Que en una fecha tan ñoña no te puede tocar ná decente, chaval!

Ya por el mes de agosto, cuando estás en la playa con el frigopie de mierda derritiéndose y pingando por el codo abajo en plan lava volcánica, que eso es el ingrediente secreto del Super Glue, (putos frigopies), los niños que llevan toda la mañana alimentando tu lado psicópata con la puta pelotita de Nivea te pillan desprevenido y te jincan dos participaciones del Clús de Júrgol Infantil San Sorete, con sede en Miruenganillos de la Condesa, provincia de Albacete.

¡IDIOTA! ¡QUE AHÍ NO TOCA NI DE COÑA, QUE BUSCAS ESE PUEBLO EN EL GOOGLE MAPS Y NO SALE!
La abuela de la lotería comprobando que va a ser que no
Ahí ya, te has quedao sin 10 pavos, de los cuales juegas ocho, que son justamente los que no te van a tocar. Te hubieras gastao esos 10 leuros en el bar ese cutre barato de los vasos guarros en tercera línea de playa, que te daba pa una pila de cañas con tropezón, que cuenta como tapa.

Luego ya te coges participaciones del Coro de la Asociación de Mudos, Infantas y Callaos en General "Virgen del Cazo", que utilizan exactamente el mismo modus operandi, pero como eres gilipollas, esta vez te coges cuatro participaciones, que con esos 20 pavos te podías comprar la discografía completa de Jesulín o algo.

Se repite esta operación otras catorce veces, y como eres gilipollas olímpico de los de medallica, no se te ocurre que esa pila de participaciones constituyen pruebas documentales irrefutables con las que cualquier tribunal médico te concedería ipso facto una paguita vitalicia de gilipollas, que son unas perras que te vendrían de perlas. Pa comprar más lotería ¡GILIPOLLAS!

Y el día del sorteo te tragas por la tele a los niños de San Hildungardo cantando la misma toda la mañana, que parece que eso lo compuso Perales, o Jarabe de Palo, y a las dos horas se te activan unas neuronas psicopáticas que te dicen: "¡¡¡Sacaelhachaaaaayyyyquédatesóoooloooo!!! ¡¡¡Noooodejeeeesniuuuuunoooo!!!!" El señor ese que lleva un traje hecho con décimos de lotería también contribuye bastante a la cosa de la mala hostia y la psicopatía...

Menos mal que entonces sale el gordo y te quedas paralizao cuando ves que tocó en alguna pedanía al suroeste de casa Dios. Entonces ya se te activan otras neuronas que te ponen como una moto Feber los centros de hipocresía y bilis de la chunga en general y empiezas a decir lo de "al menos tengo salud" olvidando lo de la hipertensión, el colesterol. el azúcar, los triglicéridos, la alopecia, el grano en el culo y la uña del dedo gordo que ya no es que la tengas encarnada, es que deja lo de la Encarnación de la Virgen a la altura del champagne de Tetra Brik. El gordo no, pero todo lo demás eso es tó tuyo, así que salud sí que tienes, sí. Una mierda pinchada en un palo, pero oye, la tienes.
Sin olvidar lo de "al menos ha tocao mú repartío" , haciendo como que te alegras, pero es mentira. Te jode como una paja de metro treinta en un ojo, porque aunque lo volvieran a repartir "mú bien repartío" otras catorce veces, no veías ni un chapo ¡Pringao!

Total, que al final, de la caja de zapatos que tienes hasta el culo de décimos y participaciones al menos te ha tocao lo jugao en las participaciones del Clús de Júrgol Infantil San Sorete, con sede en Miruenganillos de la Condesa, provincia de Albacete, y te pones más contento que la Kardashian en un mercadillo de tangas dos tallas pequeños, hasta que ves que pa cobrarlo tienes que ir a la Caja Rural de Miruenganillos y dices: ¡Coño, pues voy y me doy una vuelta! ¡QUE NO SALE EN GOOGLE MAPS, SO COMEMIELDAS! ¡QUE NO SABE IR NI JESÚS CALLEJA!

Y entonces ya se te activan otros centros neuronales, que son los encargados de hacer que mires a ver si te toca algo en la pedrea, cuando en el fondo sabes que lo que te va a tocar , pero fijo, es una pedrá. Una bien dá.

Iba a decir que siempre nos quedará El Niño, pero seguro que el cabrón te endiña participaciones de esas del clus de júrgol de las de pagas cinco y te llevas cuatro o algo...






miércoles, 14 de diciembre de 2016

Desafío Acongojante (relato de mucho peligro y emosión)


 
-¡Paco, pon la tele a ver qué echan!

-Pues aparte de programas del Jorge Javier, que sale hasta en el Canal Pornópolis y en Radio María, ponen una cosa del Jesús Calleja...

-¡Ay, qué bien! ¡Con lo salao que es! ¡Ponlo, ponlo!

(Sube el volumen)

-¡Hola amigos! Soy Jesús Calleja. Alpinista. Hoy, en "Desafío Acongojante" estamos viviendo una peligrosa aventura. Nuestro objetivo: alcanzar esta cumbre, que deberemos equipar completamente puesto que como veis, se trata de una ascensión muy vertical y sin rocas a las que agarrarse. No podemos permitirnos ningún error. Como siempre, me acompañan mi hermano y amigos, que me ayudarán a conseguirlo.

-¡Hola, somos el hermano y los amigos de Jesús Calleja, y acompañamos a Jesús Calleja para ayudarle a conseguirlo!

-¡Iniciamos la ascensión!, pero antes me voy a untar el hocico a dos manos como si no hubiera un mañana con esta crema solar del copón, que protege hasta del herpes genital. Yo iré delante equipando, y mis compañeros irán proporcionándome todo el material que.. ¡AAAAAAAHHHHH! ¡¡¡INCREÍBLE!!! ¡¡¡Qué poco ha faltado, amigos!!! ¡He estado a punto de caerme ya que casi no tengo donde apoyar los pies! ¡Un error aquí puede ser fatal! Empiezo a poner el equipamiento. ¡Espero que las cuerdas aguanten el peso, aunque creo que son demasiado finas!

(30 minutos, 48 momentos de máximo riesgo, 32 ¡¡¡AAAAAAHHH!!! 3 llamadas de la teleoperadora de Jazztel, y 16 situaciones de muerte inminente después...)

-Amigos, ¡Estoy a punto de coronar la cima! ¡Es un momento de máxima emoción! ¡Se me saltan las lágrimas! ¡Ha sido muy duro y lleno de riesgos, pero lo hemos conseguido y...!

-¡Joder Jesús, pon la estrella de una vez y bájate ya del taburete, que todos los años es lo mismo con el puto árbol!

-¡Enchufad las luces! ¡Con cuidado, que son de los chinos! ¡Puede ser muy peligroso! ¡Encienden casi todas y suena Noche de Paz desafinao! ¡Ha sido un éxito! ¡Y esto ha sido todo amigos! ¡Nos vemos en la siguiente aventura de "Desafío Acongojante", donde exploraremos el Belén Parroquial de San Cucufato, un lugar inexplorado y lleno de peligros, fauna salvaje, caganers de Messi, Cristiano y Trump, musgo asesino, y peligrosos ríos de papel de plata que...!

(apaga la tele)

-¡Ay, qué emocionante Paco! ¡Anda, pon el Sálvame!

-¡Hola amigos! Soy Paco Cifuentes. Chapista. Hoy, en "Mátame bien matao fragoneta" estamos a punto de vivir un horror indescriptible que...

-¡Ay Paco!, calla y siéntate conmigo a verlo,tontín, que hoy viene Paquirrín a tocar el clavicordio con las uñas de los pies y...

-¡Puta vida, tete!

-------
FIN

jueves, 24 de noviembre de 2016

Conexión fatal (micro relato con nombre de peli de Antena 3 un domingo por la tarde)


Riiiiiiing.....Riiiiiiing...
-¿Diga?
-¡Escúcheme bien, amigo! Porque no se lo repetiré dos veces... ¿Es usted José Minglanillas?
-Eeeh...s...sí.. ¿Quién habla?
-Aquí las preguntas las hago yo, amigo... Ya ha pasado un año. ¿Sabe lo que eso significa?
-Oiga, no quiero problemas y...
-¡Ha ha ha ha ha! ¿Así que no quiere problemas, Minglanillas? Pues ya tiene uno, amigo... ¡Y de los grandes!... Desde hoy mismo el precio subirá un 30% y no podrá hacer nada para evitarlo. ¿Qué le parece, MINGLANILLAS? ¡HA HA HA HA HAAA!... ¿Qué me dice? ¿Acaso se ha quedado sin habla, amigo?...
-¡Es usted un ser horrible! No voy a ceder a su chantaje. ¡Me iré y no podrá impedirlo! ¡No permitiré este atropello!
-Muy bien, amigo... Como quiera.... Pero he de advertirle que esto no quedará así. No señor...
(cuelga) tuuuut....tuuuut....tuuuut
-¡Ha colgado! ¡Maldita sea!... Ahora sé que debo hacerlo. Debo ser fuerte e irme. ¡Y voy a hacerlo ahora mismo!
(una semana después)
Riiiiiiing.....Riiiiiiing...
-¿Diga?
-¿El señor Don José Minglanillas?
-Sí, yo soy, amigo...
-¡Llamo para pedirle que no se vaya! ¡No prescinda de nosotros! ¡Le hemos dado tan buenos momentos, que...
-Más despacio, amigo. ¡Ya está hecho! ¡Ya no hay marcha atrás!
-Pero usted ya sabe que no será lo mismo, don José. ¡Aún podemos arregrarlo! Escuche... dejémoslo en la mitad de lo acordado y todo volverá a ser como an...
-¡Que no! ¡Que tengo más megas que antes, y siete canales porno gratis en HD! ¡Nunca había insultao a la humanidad tan rápido en las redes sociales! ¡Ahora puedo ofenderme más veces por minuto en Facebook con mis doscientos megas simétricos! ¡Hasta veo "pelismierdongasonline.com" y "mierdasvirales.net" con más virus y publicidad! ¡Tengo infectada hasta la Minipimer! ¡Esto es la hostia! ¡Y más barato! ¿Cómo se queda amigo? ¿EH? ¡¡¡¡¿CÓMO SE QUEDA AHORA?!!!!
(con la voz temblorosa)
-Gracias por haber confiado en nosotros, Señor Minglanillas. No cuelgue, que le vamos a hacer una encuesta de satisfacción con...
tuuuut....tuuuut....tuuuut
-¡Coño! ¡Una de Esteso y Pajares en el PutaMierdity Channel !Ju ju ju ju ju... ¡Me ví a poner morao a ver tetas! gñgñgñgñgñg....
Y Minglanillas se ofendió tres veces mirando el Facebook, envió un whatsapp con fotos de perretes a su amigote Carlos y otro con fotos de tetas a su madre. Minglanillas era así. Así de imbécil y de manco con los aparatos.
Y estrechando el router y el decodificador entre sus brazos, se abandonó a la deriva en el proceloso mar de la era de las hipercomunicaciones...

viernes, 5 de agosto de 2016

De celdas, monasterios, relicarios, viajes en el tiempo y otras fiestas de guardar

Siendo cosa cierta según mi memoria alberga, que al pie de  tres años hará que nuestro  Rey Don Felipe el cuarto entregó el alma al Altísimo, y teniendo yo barrunto cierto de que poco ha de quedar a este pecador para cabalgar igual viaje, que no hay en esto distingos entre reyes, clérigos y gentiles, véome obligado no menos por la venerable ancianidad de la que buena fe dan cuantas arrugas y marcas y albas vellosidades que en la faz labradas llevo, que por dejar testimonio fiel a las 
generaciones que detrás hubieren de venir de cuantas cosas y vivencias y sucesos estos ojos vieron, yo, que por gracia llevo y así me cosnocen como Juan de Troncedo, doy en escribir estas líneas de mi puño y letra, que en no teniendo ya el pulso como de mozo, bien pudieren salir de renglón torcido  mas sin mengua alguna de la recta verdad. Y por más señas si así no fuere, el Señor me lo demande con mucha severidad y punición.

De familia humilde y medio hidalga por parte de madre, en siendo primogénito y varón y teniendo mis progenitores muy  magra herencia que dejarme,  por mediación del nuestro cura párroco Don Prudencio, santo varón que siendo de parroquia pequeña y muy rural era hombre de muchas letras y muchas luces, habíame enseñado a las cosas del leer y del escribir y con mucha recomendación suya por epístolas que mandó al Abad del Monasterio de Santa María la Real que distaba  muchas jornadas de allí,  tomé los hábitos a la edad de veinte, siendo aún de piernas y brazos fuertes y dientes enteros, que la mocedad de tales dones anda sobrada, mas tenía yo entonces poco seso, que no fueron sino los años de mucho estudio y disciplinas y privaciones todas en el cenobio quienes vinieron a poner remedio a lo segundo y a hacer gran quita de lo primero. Que buen cristiano no ha de querer para sí juntar los dones todos del cuerpo y la sapiencia por ser cosa de mucho pecado.

Y con el correr de los años muchas  lecturas hube, merced a los libros y pergaminos y documentos otros que con abundancia había en el Monasterio de Santa María La Real en el que servía a nuestro Señor, donde vide y me empapé de lo que en otros siglos copiaron laboriosamente los monjes que  me precedieron. Y dellos escritos muchos eran prohibidos por contener herejías y saberes de moros y judíos y alquimistas y gentes que contaban magias y brujerías de mucho espanto. Mas habiendo querido Dios nuestro Señor que ninguno de los abades que en el cenobio dicho mandaron fuese de juicio severo en demasía con las cosas escritas, y por lo apartado que estaba de caminos y posadas y las muchas cuitas que suponía allegarse hasta él, quedando así aquellos muchos anaqueles y estantes y cofres rebosantes de conocimientos y saberes lejos de manos inquisidoras de aquellas de hoguera fácil,  tuve por ventura navegar por aquellos mares de tinta pecadora y fijar en el seso cuantas enseñanzas en ellos había, cuidando de no olvidar los principios de la fe verdadera por procurar que no se perdiere el alma mía por tanto alimentar las cosas de la cabeza y la razón.

Y así, púseme en mucho conocimiento  de artes muy antiguas que hablaban de cosas muy contra natura, que manejar permitían las cosas del tiempo, y contaban de hechos y sucesos muy espantables de gentes que a su antojo iban y venían a voluntad a tiempos muy remotos de antaño y con igual maña a tiempos futuros y volvían  como si nada hubiera acontecido a los tiempos presentes que por nascimiento les tocaban. Y cuidaba yo mucho de que los otros monjes y el Abad no hubieran noticia alguna destas lecturas y enseñanzas que por ser tal su naturaleza ni en confesión me hubiere atrevido a revelar, y confesábame a solas ante Dios nuestro Señor por ver si su infinita bondad perdonaba aquellos pecados que parecíanme a mí de más castigar que los de la carne. Y así, en teniendo miedo y vergüenza en demasía y más de lo primero que de lo segundo, pero más grande curiosidad que de ambas dos cosas,  resolví de poner en hechos aquellas historias y de probar en mi carne mortal y pecadora si aquellos viajes por los  tiempos eran de factura posible.



Y por procurar más disimulo a la aventura, mandé recado al Abad de que me dispensara de las horas de trabajo y de recibir alimentos ni cosa alguna con los otros monjes, y de no ser turbada mi soledad en dos jornadas en las que, el Señor me perdone, dije yo que iba a hacer ayuno y penitencia y mucha mortificación de la carne y mucha oración y vigilia. Y quiso la Providencia que me fuera concedido quedar a solas en mi celda sin tener que dar cuentas a nadie ni ser perturbado mi retiro en las dos jornadas siguientes.

Y la cosa primera que hice no fue sino elegir a qué año me había de llevar la aventura. Y pasando sin mirar las hojas de las Sagradas Escrituras, al azar puse el dedo sobre Éxodo capítulo 20, y teniendo ya las dos cifras primeras, me dije de elegir otras dos por ser bastantes cuatro, no fuera a llegar después del Juicio Final por mucho inflar las cifras, y parecióme que era cosa de poco seso y escasas luces llegar después del fin de los tiempos. Y quiso la fortuna o el infortunio, que como se verá en el relato no sé bien de las dos cual fue, que eligiera los versículos primero y sexto, y así fue como juntando las cifras cuatro, quedó dispuesto que había de viajar al Año del Señor de dos mil y dieciséis, y parecióme número de mucho vértigo y que mucho habría cambiado el reino para entonces, pero siendo esa mi suerte, quedé resignado a ver y vivir en mis carnes mortales lo que en aquellos tiempos futuros aconteciere.

Ahorro al lector, por lo prolijo de las muchas invocaciones y fórmulas y sortilegios que se han de emplear, los detalles y rituales que es menester usar para estos viajes y diré que finalizados los dichos encantamientos, al punto mudó todo cuanto veía, y ya no estaban donde solían las paredes de mi celda, ni los pocos enseres que en ella había. Y halléme de súbito en lugar que nunca antes viera, y era de mucho espanto y mucho susto y muy notable de ver cuantas cosas allí había.

Y vide muchos carruajes de colores vivos que de rojos y amarillos y otros colores ofensivos en demasía a la vista dañaban, mas ninguno de ellos llevaba caballo ni mula ni acémila que de ellos tirara, y movíanse igualmente. Y aquellas aberraciones salidas del mismo infierno mucho ruido y alboroto formaban en torno de sí. Y vide construcciones y edificios y comercios finos como jamás cristiano imaginara. Y en los muros dellos muchos habían grandes letras, que descían cosas como “ZARA” y pensaba yo que allí había de faltar a la fuerza  “GOZA”, y que por lo que fuera sin gozo quedara, y ropajes muy extraños y de muchas medidas habían en los estantes,  y otros que rezaban “Burger King” y “KFC” que mucha olor a fritura y aceites y grasas daban, que a mi entender cosa buena no pudiera salir dellos. Y encomendéme al Altísimo al ver otro que “El Corte Inglés” decía, que así tuviere las más finas mercaderías no pisara yo ni habiendo hartura de vinos por no ofender al Rey nuestro señor en siendo los ingleses gentes de mucha piratería y poco fiar, que tantas afrentas hicieran al Reino y mucho oro de las Américas y cosas de valor hurtaron a placer de navíos de las Españas. Y siendo los cortes cosa por lo común de poco desear, menos habían de serlo si de la Inglaterra venían. 

Y había de posadas y tabernas en una calle sola como en la cristiandad toda, que es cosa notable que las gentes de este tiempo han de ser de mucho catar vinos y licores y otras bebidas de nublar el entendimiento. Y eran los suelos de las calles duros y sin barros y no olía a orines y excrementos en demasía, que se conoce que habían bien de letrinas y pozos negros y cuidaban aquellas gentes de no vaciar los orinales por las ventanas, que era cosa de mucho agradecer. Y di en observar que las gentes todas, mayores y menudas y casi hasta los infantes de pecho iban mirando con mucha fijación unas cajas pequeñas  y alargadas y de poco fondo que en las manos llevaban, que pensé que habían de ser relicarios de mucha devoción viendo que dellas no levantaban la mirada en momento alguno.


Y hordas había por doquier de zagales y zagalas con los dichos relicarios que aparentando estar ajuntados en grupos, que es de pensar que fuera por haber amistades entre ellos, mas no dirigían   palabra alguna los unos a los otros, ni quitaban la vista de los dichos relicarios, cosa que a mi entender había de ser porque las amistades entre ellos fueran escasas y buscaran consuelo en los relicarios que en las manos portaban. Y acerquéme a uno dellos y de las manos quitéle el relicario, y vide con mucho espanto que por un vidrio que en la tapa llevaba, veíanse de figuras y de imágenes muy espantables, obras todas del maligno, y con mucho aspaviento solté de las manos aquel ingenio infernal, que fue a dar en el suelo con mucho estruendo y en mil pedazos rompió, y dejaron de se ver las figuras y las imágenes, que se conoce que del golpe huyeron. Y el zagal fuera de sí al ver el relicario suyo tan quebrantado por los suelos, arrancóse a blasfemar y a  lanzar muy grandes improperios contra mi persona, y aparecieron en un carruaje que lanzaba rayos azules por la techumbre dos uniformados que se conoce que habían de ser alguaciles, pues llevaban al cinto un palo y como unos arcabuces pequeños que por prudencia no quise yo catar, que ya tenía visto que eran estos tiempos de ingenios y máquinas y de invenciones muy espantables de ver.
Y viendo los alguaciles que andaba yo con los mis ropajes que desentonaban más que un Cristo en puerta de lupanar, debieron convenir que no estaba yo en mis cabales, y conmináronme a marchar del lugar so pena de llevarme preso, cosa que pensé yo que sería poco conveniente a un clérigo de mi edad y condición, que poco propicia era para llevar palos y guantadas y puntapiés y que mejor me guardaba de acabar en las mazmorras de los dichos alguaciles, que sería cosa de mucho quebranto y vergüenza.

Y así decidí marchar de aquellos tiempos, que estando en ellos míos no eran, y caía ya la noche, y resolví  en viendo una casa que tenía en los muros la leyenda “Club El Paraíso” que en letras muy luminosas y de un hermoso azul encendíanse y apagábanse una y otra vez haciendo como un zumbido a la par, que aun no sabiendo qué cosa era un Club, no podía ser mal asunto en llamándose “El Paraíso”

Y de lo que en el Paraíso aconteció excuso al sufrido lector por no ser prolijo en palabras ni hablar en demasía y por ser cosa de mucho pecado y poco decoro para buen cristiano. Y usando otra vez de los sortilegios y fórmulas y liturgias volví al tiempo que me tocaba sobrándome un día. Y en los días que siguieron viéronme los otros monjes y el Abad muy rejuvenecido y con gran regocijo y júbilo, y con otros brillos en los ojos, y con muchos bríos para el trabajo, y pensaron que era cosa de la mucha oración y recogimiento y mortificación de la carne habida en mi celda.

Y para mis adentros pensé en habiendo hecho Adán y Eva tan grande felonía en su Paraíso, no había de ser tanto pecado el que hiciera yo en el mío, y que en no mortificando la carne por una vez no se había de acabar el mundo.  


Y en renegando de los demonios en paz me puse con Dios, y a la vejez viruelas, que no es mala cosa…