Comparte esta entrada en redes sociales

miércoles, 24 de noviembre de 2010

¡La leche con la muñeca!

Ojiplático  me hallo con el anuncio de la muñeca con sacaleches para promocionar la lactancia materna. Que no es que me parezca mal la cosa de la lactancia natural, y todo eso. ¡Qué va! La cosa es que la muñeca en cuestión, tiene como accesorio un sacaleches de pega con su pera y todo, para que la niña se "extraiga" el preciado líquido y otro miembro (o miembra) de la familia amamante al tierno lactante de polipropileno mientras la niña-mamá está en el cole. No es cosa de que el pelele en cuestión pase hambrota. Faltaría plus.

La muñeca sale por la nada desdeñable cantidad de 40 machacantes, aunque eso sí, es capaz de succionar y eructar entre otras cosas. Desconozco si también suda, tiene flatulencia, le sale cera en las orejillas o pelusillas en el ombligo. Si no lo hace, por ese precio debería hacerlo.

Eso sí, el sacaleches por lo visto se vende aparte por el módico precio de 12 leuros de curso legal

Al parecer, el kit lúdico maternal está avalado por pedagogos y pedagogas muy reputados. ¡La reputa! Vamos, que no acabo de verle el intríngulis al tema del sacaleches.

Digo yo que, ya puestos, habrá que ir pensando en otros juguetes de alucinante realismo.

Para ir haciendo boca, propongo los siguientes:


  • Mi primer kit de fertilización In Vitro (no haré comentarios sobre el sacaleches, aunque ya adelanto que se venderá aparte) 
  • Barbie Superhipoteca Subprime
  • Mi primera melopea de Jesmar
  • Mi primer laboratorio de speed (este, lógicamente lo fabricaría  CEFA)
  • Aprende a traficar con Pin y Pon
  • Aprende a destilar cazalla con la Señorita Pepis 
  • Ken Supersubvención Estatal
  • Trivial Pursuit, Belén Esteban Edition
  • Nancy Farlopilla

Juguetes todos ellos de dudosa calidad educativa, pero de acreditado  realismo.

Pero vamos, que sólo es una idea...

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Escribe lo que en conciencia quieras y pienses. Te agradeceré que no insultes más allá de lo estrictamente necesario ni navegues por las procelosas aguas de la ilegalidad. Gracias por pensar primero y escribir después.