Comparte esta entrada en redes sociales

miércoles, 25 de mayo de 2011

Hace ya mucho tiempo... (reflexiones postelectorales)

Ahora que las elecciones han pasado y los diferentes grupos políticos  andan pacta que te pactaré, desdiciéndose de lo dicho  y tiro porque me toca, no puedo remediar soltar unas cuantas cosillas que probablemente a alguno no le van a gustar (lo cual es muy sano), pero sintiéndolo mucho es lo que pienso (que también es muy sano).

 Y ahora que están avisados los navegantes, vamos al turrón:

Hace ya mucho tiempo que vengo pensando y diciendo que hay ciertos valores que no pertenecen a ninguna ideología en particular y sin embargo aún hay quien se empeña en apropiárselos por la cara y porque yo lo valgo. Así sin más. Y por si no queda claro me refiero a valores como igualdad (que nada tiene que ver con paridad, porque una cosa es ser iguales y otra muy distinta ser pares), progreso, libertad, honestidad y otras hierbas de la misma familia.  

Hace ya mucho tiempo que terminó la Guerra Civil y que Franco dejó de andar bajo palio o bajo cualquier otro adminículo. Hace ya mucho tiempo que la mayoría de nuestros abuelos fueron llamados a filas por los de uno u otro bando en función de quien llegase antes al pueblo de turno (vamos, que en la mayoría de los casos la cosa dependió de una mera cuestión de ubicación, porque en general la gente no tenía ni puta gana de ir a una guerra que no entendía del todo). Hace ya mucho tiempo que al abuelo de mi mujer lo enterraron bajo un árbol como a un perro o a mi abuelo le voló media mano una bala perdida (cada uno en el bando que le tocó). Hace ya mucho tiempo que mi abuela se jugaba el pescuezo por darle de comer a un infeliz echado al monte por culpa de un vecino que le había denunciado "por rojo" por ni se sabe qué antiguas rencillas familiares. Hace ya mucho tiempo que se rebanaron pescuezos por ir a misa y por no ir.

Hace ya mucho tiempo que los españoles tuvimos una ocasión de oro para superar viejas rencillas (hoy lo llamamos "Transición"). Hace ya mucho tiempo que las cosas estaban medio calmadas y parecía que por fin habíamos pasado página con mayor o menor fortuna.

Y sin embargo parece que seguimos igual que siempre, con los mismos discursos que dividen la sociedad en rojos o fachas y punto pelota. Con dirigentes políticos o aspirantes frustrados a serlo que tienen los santos redaños de poner en duda el intelecto ajeno por no haberles votado a ellos, con gente de uno y otro palo rebosando bilis por las comisuras porque "los suyos" no han arrimado cebolleta o porque la han arrimado a base de bien.

Y metidos en siglas concretas,  si el PSOE se ha caído con todo el equipo tendrá que reflexionar muy seriamente sobre cuales han sido  las razones  y aplicarse una sanísima dosis de autocrítica renovación y barrido de alfombras. La gente no ha votado otras opciones  porque hay crisis sino por la manera de afrontarla y gestionarla. Por el exceso de prepotencia y de incompetencia demostrada por muchos cargos públicos, con un plus de idiotez e indigencia intelectual incomensurables en el caso de algunos (y algunas) de ellos. Porque la burbuja inmobiliaria empezó a gestarse en los primeros años 80 y todos los gobiernos participaron y se revolcaron en ella disfrutando más que un gorrino en un charco hasta que todo reventó. Porque quienes han estado en el gobierno central y por tanto han tenido la responsabilidad de gobernar en sus manos han sido ellos y lo que habría pasado en el caso de estar los otros se queda en el terreno de la especulación. 

Porque Mariano y los suyos han estado muy cómodos esperando a que las cosas se cayesen por su propio peso y acojonados por si a ZP le daba por adelantar elecciones y les tocaba a ellos el marrón. Porque en este santo país seguimos pensando que la responsabilidad de darnos a todos un curro una casa y un buga guapo en la puerta es de Papá Estado. Porque el esfuerzo y el espíritu emprendedor parece que queda sólo para los imbéciles. Porque los que no pisan cabezas ni lamen traseros ni tienen padrinos no salen adelante ni por equivocación. Porque todos aspiramos a ser funcionarios y no puede ser. Porque habría que lavar mucha conciencia empresarial y sindical. Porque ahora que mucha gente ha salido pacíficamente a la calle a gritar ¡Basta! todos han intentado arrimar el ascua a su sardina de una u otra manera haciendo proselitismo barato

Y del mismo modo, que los vencedores tengan claro que no están ahí por méritos propios sino por errores ajenos y aún así  habrá que darles en justicia el menguadísimo beneficio de la duda. Pero que les quede clarito que ahora les toca a ellos mover ficha y no nos podemos permitir que nos coman y nos manden para casa porque va a estar muy complicado sacar un cinco para poder salir de nuevo al tablero.

Porque todos estamos hartos de que jueguen al parchís con nosotros, pero a la vez estamos  muy ocupados en escupirle en el ojo al vecino porque piensa diferente aunque esté tan jodido como nosotros mismos y lo hayan parido por el mismo sitio. Y no terminamos de entender que eso conviene sólo a unos pocos que son los que se han enriquecido con todo este lodazal.

Porque HACE YA MUCHO TIEMPO... que somos así y parece que no tenemos remedio. Ya veremos...


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Escribe lo que en conciencia quieras y pienses. Te agradeceré que no insultes más allá de lo estrictamente necesario ni navegues por las procelosas aguas de la ilegalidad. Gracias por pensar primero y escribir después.