Comparte esta entrada en redes sociales

viernes, 30 de diciembre de 2011

Año nuevo, deseos renovados (con perdón).

Pues es lo que hay. Una vez más el calendario gregoriano, previsible cual si de un semáforo se tratara  o tratase, dice que el año se termina. 2011 ya va cuesta abajo, de nalgas y sin frenos y, para qué negarlo, un servidor se alegra profundamente de la acelerada caída y le desea que tanta paz lleve como descanso deja.   No corren buenos tiempos para la lírica en general y de la prosa en particular mejor ni hablamos, pero el caso es que estamos vivos que no es poca cosa (obsérvese el ingenioso artificio que hace rimar "prosa" y "cosa" de forma tan poco casual como gratuíta).

El año 2011 "después de la era" según los historiadores progres, "después de los dolores " según los afectos a Chiquito de la Calzada o "después de Cristo" según la Conferencia Episcopal, lo mismo da que da lo mismo,   ha sido un completo desastre para el común de los mortales ibéricos. Paro,  deudas acrecentadas, y en definitiva  otras hierbas de dudosa moral y peor catadura ética le han pegado un muerdo tal en las partes pudendas  a la humanidad en general que no se sabe bien a qué carta jugar.  Esto es así  y más de 5 millones de compatriotas de los más diversos palos políticos y sociales pueden atestigüarlo.  (Obsérvese lo hermosote que es el verbo "atestigüar", con su diéresis, su canesú y su vestidito azul).  En fin, el caso es observar que, de momento, ¡MIREN USTEDES!  es gratis.

 Así de prosaico está el tema.

Y ese tema que nos ocupa es que enfocamos un año con muy mala pinta, con lo cual eso de desear un buen año puede convertirse en un ejercicio de demagogia de los que hacen época, en un alarde de mala baba de los que marcan tendencia, o bien en un  ejercicio de buena voluntad de los que hacen historia. Como no lo tengo del todo claro voy a optar por lo de  la buena voluntad y desear a todos mis compatriotas del mundo mundial un feliz año 2012 tan lleno de éxitos y amagos de supervivencia como sea posible.

Y puestos a poner las cartas boca arriba por aquello de jugar limpiamente, les deseo también que las cosas sigan su curso al menos con la mínima decencia exigible y al margen de partidismos ridículos y poco justificables, que de eso en esta Hispania de zambomba defectuosa y zuarriagazo vivo sabemos un rato largo y así nos ha ido y nos va...

Y a los Reyes Magos de Oriente les pido que  nos guíen como buenamente les salga de los mismísmos y que nos libren de yernísimos ávidos de solidaridades  millonarias, de los Escuadrones Buenistas del Séptimo Día Solidario de Armani,  de las Brigadas Solidaristas de la Séptima Solidaridad Solidaria de Gucci porque en ellos ni está la Verdad ni se espera que esté y además nos salen carísimos.  Que para manifestaciones solidarias de todo a cien ya tenemos el Facebook que al menos no hace daño ni pupa a nadie y encima sale gratis. Si es que hasta las corrupciones nos salen más caras con esto del euro. Debe ser cosa del redondeo y la inflación

Por ello, insisto, a todos los incomprensibles seres humanos  que pululan por estos lares de infausto recuerdo,  les deseo un FELIZ 2012 sin trampa, sin cartón, sin ambages y sin más preámbulos. Dicho queda. Lo juro por Snoopy, por la gloria de Frank Zappa y por el mismísimo gen recesivo del Cid Campeador por línea materna descendente.



No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Escribe lo que en conciencia quieras y pienses. Te agradeceré que no insultes más allá de lo estrictamente necesario ni navegues por las procelosas aguas de la ilegalidad. Gracias por pensar primero y escribir después.