Comparte esta entrada en redes sociales

miércoles, 18 de julio de 2012

Manipula, que algo queda

Lo que está pasando últimamente en esta Hispania Ex-pañola y Ex-traña nuestra, digamos por poner un margen temporal definido, en estos últimos quinientos años centuria bisiesta arriba o abajo, no es ni medio normal. Y es que tenemos una historia prolífica en reyes medio anormales o anormales del todo, reinas machorras medio frígidas o incluso frígidas de cuerpo entero, miríadas de cortesanos y cortesanas a cual más hijo de la gran cortesana, clérigos de moral estricta y entrepierna laxa, o militares de alta graduación llenos de ardor guerrero y mal despertar, (como el Whisky, pero sin gracia)...

Y qué decir de los superproletarios progrechachis de Armani y sus primos hermanos, los superburgueses  chupisolidarios guaysquetecagas en poder de la verdad absoluta todos ellos, con un ejemplar encuadernado en rústica de "El Capital", o  la colección completa de "El Alcázar", o  las Memorias de la Mula Francis o el panfleto de cabecera que toque metido en el orto, el sectarismo integrado en el salpicadero de serie y por supuesto lunas tintadas, pero tintadas que te pasas, para no ver lo que se cuece en la calle.
Y es que esas calles están llenas de  lumpen y chusma en general, esos que todos ellos denominan "pueblo" o "ciudadanía" y a quien tantos esfuerzos y desvelos teóricos dedican. Los integrantes del populus, queridos amiguitos,  somos básicamente feos y difíciles de ver, por no mencionar los problemas que generamos tontamente en nuestra ignorancia y estulticia.   Es normal. Yo también me tintaría las lunas a juego con los zapatos mientras me flipo "tó loco" con mis correligionarios con citas de Marx, de Gentile, de Leyre Pajín,  de Luis de Guindos, o del artista invitado que toque esa noche mientras nos tomamos un Gin Tonic pijotero de a 30 euros la unidad.  Pero todo muy teórico y tal, no nos vayamos a manchar las Vans...



Y arden las redes sociales con incendiarias imágenes, y "pagüerpoints", y falsas referencias al  BOE -que hay que tenerlos muy gordos-  o citas bastardas o todo  tipo de parafernalias manipuladas hasta las trancas que demuestran lo malos que son los otros y lo felices que eramos con los unos y viceversa. Y supuestos textos atribuídos al gran  José Luís Sampedro,  a  María Santísima, al "cuñao" de El Fary,  o a cualquiera que tenga un mínimo peso moral o intelectual, que no resisten el más mínimo análisis ni por la redacción, ni por la ortografía ni por el contenido, ni por el tipo de letra, ni por el forro... Pero nos molan siempre y cuando machaquen "a los otros".  Somos capaces de dejar que manipuladores de todo pelaje prostituyan a su favor el buen nombre de los grandes faltando a la verdad, y nos lo tragamos enterito, sin masticar y sin el más mínimo espíritu crítico. Sin molestarnos en tratar de verificar si lo que leemos o vemos tiene algún viso de verosimilitud. 

Y si ya de partida nos la dejamos meter doblada en el Facebook, es más que normal que nos enviolinen hasta las cachas en el mundo de verdad, en el que tenemos cara de DNI y legañas, en la calle, en el congreso, en los medios de comunicación y hasta en la misma niña de los ojos. 

Y es que al igual que en la boda de Farruquito, en España somos propensos a las cadenacas cuanto más gordas mejor. Somos así y molamos mucho. Queda por ver si de esta, por fin, nos ponemos todos del mismo lado de la barricada y les dejamos A ELLOS, a los verdes, a los magentas, a los azules,  a los coloraos, a los de allá, a los de acá,  a los protegidos del régimen en general al otro lado y con sus vergüenzas, que no son pocas, al aire. 

Seremos feos pero somos muchos más. Sólo nos falta enterarnos. Y aprovechando que el Manzanares pasa por Carrascosa de Arriba, me llena de orgullo y satisfacción mandar a  Fernando VII, a una cuidada selección de sus deudos y a buena parte de los padres de la patria y sus esbirros al regio cuerno por su gran aportación a nuestra historia pasada, a nuestro más que indicativo presente y a nuestro imperfecto futuro.

Sin olvidar la parte de culpa que nos toca por mantenerlos ahí, claro está...



Haya salud.



No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Escribe lo que en conciencia quieras y pienses. Te agradeceré que no insultes más allá de lo estrictamente necesario ni navegues por las procelosas aguas de la ilegalidad. Gracias por pensar primero y escribir después.