Comparte esta entrada en redes sociales

sábado, 16 de junio de 2012

Caballos viejos y otras guarrerías

Dicen algunos, probablemente por alimentar el mito patrio de Ultramachoman latin lover irredento, que "siempre que amanece apetece".  Y no digo yo que no sea más o menos cierto, aunque al final no esté muy claro qué es lo que apetece ni a cual de los dos bandos le apetece más. Puestos a poner peros, ni siquiera suele haber acuerdo en cual es la hora correcta de amanecida, o sobre si el sol sale por Antequera o por Motilla del Palancar.


A lo largo de la historia del mundo civilizado, e incluso a lo largo de la nuestra, millones de  aguerridos mariachis en gayumbos de topos rojos y calcetines blancos,  presto el guitarrón y cazallera la voz, han susurrado de buena mañana a la oreja de su chaparrita aquello de: -"Despierta mi bien despierta, mira que ya amaneció..."   Y su chaparrita (o chaparrito), impasible el ademán y legañosos los ojos, les habrá dedicado un cariñoso: "¡Váyase a la verga con sus chingaderas, so pendejo! ¿Que no vio que son las cuatro de la mañana? -Todo ello, eso sí, desde un afecto y una somnolencia profundísimos. 


Moraleja: el follifornicio y el mundo de la coyunda en general, amiguitos de la fauna ibérica, no conoce fronteras ni tiene horarios ni fecha en el calendario cuando las ganas se juntan. Y en lógica consecuencia, cuando no se juntan menos aún. Nada hay perfecto.


 Y eso les debe pasar a los jefes, jefas, líderes y "lideresas" de esta Europa continental y viejuna.  A los británicos no, porque para empezar viven en una isla, circulan al revés de la gente normal, y además Europa no les pone nada de nada. Sin embargo a los demás sí les apetecería una moderada dosis de apareamiento, aunque normalmente a horas diferentes. Y si por una vez coinciden en la hora de amanecida se percatan de que uno es tirando a hetero y el otro más bien gay y esa  divergencia de técnicas  complica las cosas porque el consenso en tales circunstancias se antoja imposible ni siquiera aplicando la vieja técnica de "Todo por la patria". Y como no podía ser de otra forma, han de conformarse con practicar el onanismo a destiempo por aquello de rebajar las tensiones de los mercados, que andan los pobrecicos llenos de furores sin resolver de tanto desflorar inocentes deudas soberanas, que como todo el mundo sabe se hacen mucho las estrechas. ¡Las muy guarronas!


 El caso es que en estas prácticas que se traen parece que unos disfrutan más que otros y los demás nos conformamos con recoger la habitación, cambiar las sábanas que han dejado hechas un Cristo y pagar la factura de la orgía.  En definitiva, uno no sabe qué pensar, porque si esto es "ser Europa" mejor no saber lo que puede llegar a suponer "ser más Europa". 

Y en esas estamos, con nuestro caballo viejo y "cansao" al que ya no le dan sabana sino que se la prestan al 3%, que sigue con el tiempo contao y con el ánimo y el ardor justito para verse embarbascao con  su potranca mientras se pregunta porqué lo llaman "préstamo en condiciones ventajosas" cuando quieren decir lisa y llanamente "sexo duro".


Una vez más, y van infinitas, a la vejez viruelas, que es lo nuestro.




No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Escribe lo que en conciencia quieras y pienses. Te agradeceré que no insultes más allá de lo estrictamente necesario ni navegues por las procelosas aguas de la ilegalidad. Gracias por pensar primero y escribir después.