Comparte esta entrada en redes sociales

viernes, 4 de marzo de 2011

Soltando lastre

Mucho me temo que hoy por estos lares blogueros va a imperar el topicazo, pero qué se le va a hacer. Nadie es perfecto, tal vez con la honrosa excepción de San Jack Daniel's Nº7. Y es que, aunque muchos vivimos en horas bajas tanto en las partes como en el todo, en lo colectivo y en lo individual o incluso si me apuran en el ying y en el yang, que vienen a ser algo así como el Epi que equilibra a Blas en versión oriental, sigo empecinado en pensar que aunque esta perra vida no se contenta con no sonreírnos a la mayoría e incluso de vez en cuando se ensaña escupiéndonos en mitad de la córnea, las cosas algún sentido tendrán que tener. Vamos, digo yo...

No tengo ni idea de quiénes somos, ni de donde venimos pero sí una ligera noción del lugar hacia el que vamos. Y como en todo trayecto que se precie, vamos cargados de alforjas y faltriqueras llenas de cosas innecesarias que, cuando toca correr, pesan demasiado y nos impiden subirnos al árbol de turno en busca de refugio cuando el tigre vital nos va mordiendo las posaderas. Somos así de ingenuos. Llevamos escuchando el cuento de la hormiga y la cigarra desde que llevábamos pañales y todos sabemos que la actitud políticamente correcta es la de la hormiga, cuando secretamente la que nos mola de verdad es la cigarra y su santa pachorra. Personalmente yo siempre he sido más del coyote que del insoportable correcaminos, supongo que por aquello de identificarse con el eterno perdedor. Llevo toda la vida deseando que los ingenieros de la fábrica Acme desarrollen de una puta vez algún artefacto que ponga en su sitio al odioso pajarraco. Si la fábrica de Acme hubiera estado en Alemania en lugar de en China, seguro que se hubiera hecho justicia desde el capítulo primero. La eficacia teutona es legendaria por algo.

No nos engañemos: aunque suba el Euribor,  la gasolina y la idiotez se ponga en cotas desconocidas, las cosas siguen mereciendo la pena. Al que aún no se haya dado cuenta le sugiero que se curre la ecuación y despeje la "X" y comprobará que las matemáticas vitales no engañan.

Los ceros a la izquierda, aunque ocupen espacio no valen nada amiguitos. Las cosas son mucho más simples aunque nos empeñemos en complicarlas. Yo sigo esperando que algún ingeniero llamado Hans, o Günter ponga la marca Acme a la altura que se merece enviando al Correcaminos tres o cuatro galaxias más allá.

Y algún día los coyotes seremos los amos de mundo en nuestra esplendorosa imperfección.

Al tiempo...

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Escribe lo que en conciencia quieras y pienses. Te agradeceré que no insultes más allá de lo estrictamente necesario ni navegues por las procelosas aguas de la ilegalidad. Gracias por pensar primero y escribir después.